Almacén

La gestión de almacén es uno de los «puntales» sobre el que se sostiene la rentabilidad de tu negocio. Adecuar tus necesidades de almacenamiento a tus necesidades de producción es el sectreto. Ocurre que en este tipo de negocio las excepciones están a la orden del día y realizar previsiones no es fácil.

Tu saber hacer y el análisis de tus ventas te darán una idea aproximada de los parámetros más adecuados a tener en cuenta para encontrar el equilibrio en tus compras, en su gestión administrativa con proveedores, en la conserva de mercancías, en la distribución y ordenación de su espacio, en la gestión de intercambios entre almacenes si lo hay, etc.

Trata de localizar tu «punto de regularidad»: aquél punto medio entre tus transacciones de compra y de venta, con el objetivo de poder definir:

  • Compra «tipo» por periodo o incluso para cada día de la semana. Si tu herramienta de gestión permite preconfigurarlo, te será de gran ayuda para remitir pedidos a clientes.
  • Puntos «negros» de tu almacén, donde habitualmente «olvidas» realizar el adecuado seguimiento y se generan mermas. De nuevo tu herramienta de gestión te debe permitir un mejor control FIFO de mercancías a la vez que caducidades (tanto por ‘consumo preferente’ como ‘caducidad’ en sí) e incluso trazabilidades si es preciso.

Consulta en otras páginas de AYUDAHOSTELERIA para informarte acerca de recomendaciones sobre higiene y limpieza (especialmente en estos tiempos de restricciones debido a la COVID-19), sobre la gestión del espacio habilitado como almacén y en como puede ayudarte la tecnología en optimizar su gestión.