Bares y restaurantes, ¿pieza clave en la monitorización del riesgo?

Hostelería de España apoya la implantación del sistema


Nueva Zelanda
 ya lo aplicó con éxito y en el Reino Unido se están planteando que bares y restaurantes registren los datos de contacto de los clientes para poder utilizarlos en el caso de que se produzca algún contagio en sus instalaciones, para de este modo hacer un seguimiento de posibles infectados. Desde Hostelería de España su presidente, José Luis Yzuel, ha confirmado que están “a favor de soluciones tecnológicas que incidan en la prevención y monitorización del riesgo en los territorios y el conocimiento sanitario de los ciudadanos”.

Yzuel ha recordado que “son soluciones que ya defendíamos hace dos meses, junto a FIAB (Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas) y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores AECOC a través del informe elaborado por EY de propuesta de apertura de la hostelería pos-COVID19”, como publicó HOSTELTUR noticias de turismo en Cuatro fases para la recuperación de la hostelería tras el coronavirus.

Desde Hostelería de España abogan por “un control de entrada y soluciones tecnológicas que sean capaces de detectar itinerarios de casos de una manera centralizada por parte del Gobierno, como ya se viene haciendo en otros países como Corea”.

En el caso del Reino Unido, este sistema permitiría a los dueños de estos negocios mantener un registro electrónico de los detalles de contacto de sus clientes. Disponer de él podría ser una de las condiciones para poder abrir el próximo 4 de julio, según Matt Hancock, secretario de Estado para la Salud y la Asistencia Social del país.

Se conocerán más detalles cuando Boris Johnson anuncie este lunes sus planes para la reapertura del sector como parte de la relajación de las condiciones del confinamiento, que también incluye cambios en la norma de los dos metros de distancia.

Johnson ha estudiado el sistema utilizado en Nueva Zelanda, país que ofrece uno de los menores índices de contagio del coronavirus, a lo que también ha contribuido permitir a sus bares y restaurantes tener los datos de sus clientes para en el caso de que fuera necesario, poder localizarles rápidamente si hubieran estado en contacto con algún contagiado.

Los clientes tendrían que dar su nombre y detalles de contacto, tanto cuando reserven una mesa como incluso cuando lleguen a un bar, facilitando así que los rastreadores de contactos de su Servicio Nacional de Salud (NHS) puedan detener cualquier brote desde el primer momento si un cliente da positivo.

Fuente : Hosteltur 23 de junio de 2020

Deja una respuesta