El comercio minorista pierde el 32% de sus ventas en dos meses de encierro

Durante el mes de abril en torno al 46% de las empresas permanecieron cerradas al público

El confinamiento de los hogares y el cierre de los establecimientos durante todo el mes de abril para hacer frente al coronavirus ha tenido un impacto demoledor en el consumo. Las ventas del comercio minorista registraron un descenso histórico del 31,5% en comparación con el mismo mes de 2019. La caída es mucho más acentuada que la sufrida en marzo, del 14,3%, cuando los locales permanecieron abiertos la mitad del mes hasta la declaración del estado de alarma el día 14. En dos meses de crisis sanitaria, las ventas han sufrido un desplome acumulado del 32,7%.

Atendiendo a los diferentes modos de distribución, todos los establecimientos disminuyen sus ventas desde febrero. Durante el estado de alarma, los consumidores han realizado preferentemente sus compras de alimentación en grandes cadenas, donde las ventas cayeron un 14,3%, frente al desplome superior al 50% en las cadenas medianas. Los descensos más acusados se registraron en estaciones de servicio (-57%), pequeñas cadenas (-50,9%) y grandes superficies (-50%). Por su parte, en empresas unilocalizadas y sin estaciones de servicio, las ventas disminuyeron un 33,6% y un 30,7%, respectivamente.

Además, el cierre de los establecimientos el mes entero de abril ha propiciado un incremento del comercio electrónico, según el INE. Las ventas de las empresas cuya actividad principal es el comercio al por menor por correspondencia o Internet han aumentado un 52,9% respecto al mismo mes del año anterior.

El INE explica que durante abril se produjo la situación que califica de «inédita», dado que por primera vez en torno a un 46% de las empresas permanecieron cerradas al público, según sus cálculos, debido al estado de como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria. Además, durante los diez primeros días de abril el Gobierno decidió paralizar toda actividad no esencial. Como consecuencia, en abril las ventas minoristas han registrado el mayor retroceso de toda la serie histórica.

En relación a marzo, cuando los establecimientos permanecieron abiertos la mitad del mes, todos los comercios redujeron sus ventas en abril. La mayor bajada, del 60,1%, se produjo en aquellos que venden bienes de Equipo personal (vestido y calzado). Por el contrario, la situación de confinamiento de los hogares ha provocado que los productos alimenticios hayan sido los bienes con mayor volumen de ventas. Aun así, descendieron un 8,6%, tras la subida mensual del 8,4% en marzo.

En términos interanuales, las ventas de productos no alimenticios también registran los mayores descensos (-53,2%). Las ventas de Equipo personal bajan un 81,4% y las de Equipo del hogar un 59,1%.

ERTE’s

El efecto del estado de alarma sobre el empleo en el comercio al por menor se ha visto diluido por la posibilidad de las empresas de acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en el que su personal sigue formando parte de la empresa. A nivel nacional, el empleo en el sector del comercio minorista retrocedió un 2% en el cuarto mes del año respecto al mismo mes de 2019, frente a la caída del 0,4% registrada en abril.

Fuente: CINCO DÍAS (29/05/2020)

Deja una respuesta