La recuperación tardará hasta tres años, según el sector turístico alemán

Entre dos y tres años. Es lo que tardará en recuperarse el turismo tras la crisis de la COVID-19, según pusieron de relieve los responsables de las principales empresas del sector en Alemania durante la celebración de la mesa redonda ‘Retomando el turismo en el nuevo escenario’ que ayer tuvo lugar en Mallorca, en el hotel Iberostar Selection Playa de Palma. El acto, en el que participaron Svensk Schikarsky, vicepresidente del área Sol y Playa del turoperador alemán DER Touristik; Ralf Teckentrup, CEO de Condor; Norbert Fiebig, presidente de la DRV (la Asociación Alemana de empresas turísticas); Markus Orth, CEO de Lufthansa City Center, y Finn Ackermann, director comercial global de Grupo Iberostar, y que moderó Klaus Hildebrandt, redactor jefe de la revista FVW, sirvió para explicar a unos 130 agentes de viajes de Alemania los nuevos protocolos de seguridad implantados en la isla. Los operadores germanos situaron a finales de agosto el posible regreso a mercados competidores de España como Turquía, Egipto y Túnez y criticaron que el Ministerio de Exteriores alemán incluya a estos países en una recomendación global y no se analice su situación uno por uno.

El presidente de la DRV apuntó a que el nivel de negocio en el sector registrado antes de la pandemia, cuando el turismo movilizó en Alemania 35.000 millones de euros, no se recuperará hasta dentro de un par de años. «Nadie duda de que va a haber recesión», destacó Fiebig, quien avanzó que crisis sanitaria «dejará huellas en el desarrollo coyuntural» que retraerán el consumo.

Al respecto, el CEO de Condor consideró «optimista» la previsión de su colega. «Tardaremos mínimo tres años en recuperar el nivel que había con anterioridad», porque «la recesión» que dejará la pandemia será profunda. «Si la gente no tiene dinero ahorrará en vacaciones, la industria aérea puede esperar tres años», abundó.

En este sentido, avanzó que la aerolínea prevé para julio unos 600 vuelos, la tercera parte de los habituales en ese mes, y en agosto en torno a un millar de operaciones, cuando lo normal eran unos 2.200

Los principales operadores alemanes coincidieron en que la salida a esta crisis no pasa por la bajada de precios. «No hay margen, no puede hacerse porque destruiría a las compañías aéreas», defendió Teckentrup.

«Es lo peor que podríamos hacer», subrayó Ackermann, quien recordó que Iberostar no destaca por tener los hoteles más baratos «sino buenos hoteles». «Hay que mantener la promesa de calidad y seguridad», incidió el director comercial de la cadena mallorquina, quien detalló las más de 300 nuevas medidas de seguridad implementadas por la hotelera para ofrecer garantías a los clientes frente al virus.

Con respecto a los precios, Fiebig puso énfasis en la importancia del last minute. «En el pasado aprendí que justo en el sector de cuatro o cinco estrellas la gente, que es muy indecisa, hace reservas en el último minuto», subrayó para incidir en que este año si hay un sitio que recomendar es precisamente la isla balear. «Todos los caminos llegan a Mallorca», sostuvo.

Nuevas medidas

«Queremos que nuestros partners experimenten la seguridad y cuidado que disfrutarán nuestros clientes, y que sepan que no hemos dado un paso atrás en nuestras políticas de circularidad. Las personas y el entorno necesitan nuestro compromiso y nuestra responsabilidad”, apuntó Ackermann, que detalló que no volverá a repetirse lo que ocurrió en el hotel de Tenerife en el que detectaron el primer caso de coronavirus en España, cuyos huéspedes tuvieron que guardar cuarentena.

«Si se constatan síntomas se recurrirá a un facultativo y en caso necesario aislaremos a los huéspedes en el hotel», explicó Ackermann, quien detalló que en el Iberostar Cristina de Mallorca se han habilitado cinco habitaciones para poder aislar a estas personas y no poner en peligro al resto de clientes. En cuanto a quién se hará cargo de esta prórroga de la estancia, subrayó que en un principio lo hará la hotelera.

«No sólo Iberostar, sino todos los hoteles de Mallorca han hecho un tremendo esfuerzo para ser seguros», destacó el presidente del grupo, Miguel Fluxá, quien hizo hincapié en el que nivel de la pandemia en Mallorca es muy bajo. «Estamos para hacerlo mejor y que estéis sanos y satisfechos», señaló en su bienvenida a los agentes alemanes.

«Tenemos la oportunidad de asesorar a la gente sobre seguridad en estos tiempos globales», subrayó al respecto el CEO de Lufthansa City Center, quien recordó que los próximos tres meses «serán más importantes que el primer día de playa».

Apertura de otros países

Por su parte, el responsable de Sol y Playa de DER, Touristik, apuntó que hay conversaciones con países competidores de España como Turquía, Egipto y Túnez para que puedan abrirse al turismo, si bien apuntó que no es seguro si esta apertura podrá producirse antes del 31 de agosto.

«En Alemania hay muchos fans de estos países que están esperando para hacer sus reservas», recordó Schikarsky, quien afeó al Ministerio de Exteriores alemán «que no mire al detalle la situación de la pandemia» en cada uno de ellos y se limite a lanzar recomendaciones globales, que es «más cómodo»

En esta línea, hizo también hincapié en que no todas las regiones de estos países se encuentran afectadas del mismo modo por el virus.

«Todo depende de que Exteriores hable con las regiones, se llegue a acuerdos y la reapertura se haga gradualmente», abundó el CEO de Condor.

Por su parte, la consellera de Salud de Baleares, Patricia Gómez, intervino en el acto para subrayar la seguridad sanitaria de las islas y la baja incidencia de la pandemia. «La situación es buena aunque la batalla no está ganada», recordó la consellera, quien pidió responsabilidad para evitar contagios a la hora de disfrutar de las islas.

Fuente : HOSTELTUR – (22-06-2020)

Deja una respuesta