Los comercios y la hostelería de media España retoman su actividad a medio gas

La mitad del territorio español inició ayer (11/5/20) la fase 1 del plan de desescalada de las medidas adoptadas por la crisis del coronavirus, permitiendo la apertura de distintos sectores, entre ellos parte de la hostelería y del pequeño comercio, aunque la reactivación de los negocios fue cautelosa, puesto que solo el 60% de los comercios de proximidad y el 30% del sector de la restauración en las áreas autorizadas decidió abrir sus puertas bajo las condiciones decretadas por la orden ministerial.

Así lo anunció ayer la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) señalando que los trabajadores abrieron este lunes con muchas dudas e incertidumbre, «aunque con la ilusión de volver a la actividad». En toda España, sumando los establecimientos de las áreas en fase 0 y fase 1, la organización precisó que tan solo un 40%-42% del tejido comercial autorizado abrió, mientras que en la hostelería, la media total nacional de aperturas se situó en torno a un 18%-20%.

Por su parte, la asociación de autónomos UPTA afirmó que más del 75% del comercio autorizado volvió a su actividad ayer, mientras que tan solo lo hizo un 30% de la restauración, según una encuesta realizada a 1.000 establecimientos. Así, a pesar de las dudas sobre la reapertura y el temor a la acogida por parte de los clientes, UPTA consideró que los datos son «alentadores» porque la mayoría de establecimientos encuestados cree que mereció la pena esta primera jornada.

En este estadio de la desescalada en el que se encuentran 11 comunidades autónomas, más las ciudades de Ceuta y Melilla, se permite la apertura de locales comerciales con una superficie igual o inferior a 400 metros cuadrados sin necesidad de cita previa, con un 30% del aforo total, así como la instalación de terrazas al aire libre con un 50% de ocupación y un límite máximo de 10 personas por mesa.

Desde Hostelería de España ven la reapertura de las terrazas en esta primera fase más como un «piloto» que como una oportunidad para volver a recuperar la actividad, puesto que el tamaño de la «mayoría» de ellas es pequeño y viven del negocio que generan dentro de sus locales. Además, la patronal del sector destacó la dificultad de rentabilizar la apertura con las limitaciones de aforo vigentes (del 50%), lo que desemboca en que una parte de los hosteleros prefiera esperar para abrir, de la misma forma que muchos de los establecimientos que se sitúan en zonas turísticas.

Asimismo, la asociación de autónomos subrayó que este lunes se produjo un mayor índice de apertura en zonas rurales y poblaciones pequeñas, más que en los grandes núcleos de población. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, explicó que muchos autónomos «están aún adaptando sus locales y sus protocolos de actuación para atender a sus clientes con las máximas medidas de seguridad».

En las áreas en las que continúa la fase 0, las tiendas solo pueden recibir clientes con cita previa y los establecimientos como bares o restaurantes solo están autorizados para servir comida a domicilio o para llevar.

Éxito de las peluquerías
Por su parte, las peluquerías que ya se convirtieron en avanzadilla antes de la fase 1, son las que representaron el porcentaje más alto de aperturas junto a los centros de estética, situándose en el 73%-75% de media de los negocios de todo el país, según ATA. Por su parte, la asociación UPTA indicó que ya están funcionando prácticamente el 90% de estos salones de belleza.

Con respecto a los hoteles y alojamientos rurales, tan solo entre el 3% y el 5% de los situados en las áreas autorizadas en fase 1 inició este lunes su actividad, a pesar de tenerlo permitido, a la espera de que se levanten al menos las restricciones de movilidad entre provincias. Tanto en Canarias como en Baleares, la reapertura de los hoteles podría tardar aún más por la gran dependencia de la demanda exterior y a pesar de que desde este lunes aumentan ya las conexiones aéreas entre las islas de los dos archipiélagos.

De esta forma, el 51% de la población ya se está viendo beneficiada del alivio de las restricciones de confinamiento. La fase 1 se activó la pasada semana en cuatro islas de Baleares y Canarias y se extendió ayer a la totalidad de estos archipiélagos, Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Extremadura y Murcia, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y zonas de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Así, además de lo anteriormente mencionado, los habitantes de estas áreas pueden reunirse ya con 10 amigos o familiares, moverse por una misma provincia, isla o área que haya avanzado de estadio, así como visitar bibliotecas o museos y asistir a eventos al aire libre de hasta 200 personas.

Fuente : AECOC – 12/05/2020

Deja una respuesta