Opinión sobre… #siéntateconlahostelería

Nada más lejos de mis intenciones tratar de “meter el dedo en el ojo” a nadie ni mostrar una actitud negativa ante la situación que afortunadamente empieza a clarear en el sector de la hostelería, pero soy consciente de que más bien mi mensaje se va a asociar a lo dicho.

Leo en distintos medios, sobre finales de mayo, que medio centenar de asociaciones de hostelería de toda España, han entregado al Gobierno (de hecho, en distintas subdelegaciones del Gobierno de diferentes ciudades o autonomías) un “manifiesto” donde se recogen reivindicaciones cuyo mensaje global se resume claramente con el título de la campaña en Twitter: #siéntateconlahostelería

Se entiende que el interlocutor interpelado es el Gobierno de España.

Sinceramente, sin dejar de aplaudir la iniciativa, me apena bastante leerlo.

En España, la situación “legal” provocada por el estado de alarma ha sido la misma que en tantos países en todo el mundo: cierre TOTAL de los establecimientos de hostelería (bares, cafeterías, restaurantes y hoteles). Con excepciones que no cambian el titular: algunas empresas de catering han seguido trabajando para determinados colectivos cuya actividad se clasificó como de “primera necesidad” y algún que otro hotel no cerró puertas porque pasó a funcionar como hospital. Eso no es seguir con la actividad.

Pero… PRIMERO: Según datos de 2019 (fuente: CINCO DÍAS) la aportación del sector turístico al PIB superó los 191.000 millones (un 15% del PIB) siendo el segundo sector que más contribuye al empleo, con un 15% del total, solo superado por el comercio. En 2018 el turismo se convirtió en el sector que más aportó a la economía nacional. En 2019 visitaron España unos 83,7 millones de turistas: un 1,1% más que en 2018. En este mismo 2018 había 2,83 millones de trabajadores “ligados” al sector turismo, lo que incluía actividades relacionadas con servicios de alojamiento, de restauración, de ocio y de transporte. En este sentido era el primero en un ranking comparativo con el resto de sectores de la economía española.

Estos datos no son relativos exclusivamente a la actividad de “restauración” de forma que debemos tomarlo como un indicador de “rango superior”, por más que directamente relacionado. Si acaso, sí conviene mencionar que en el sector hostelería, bares, cafeterías, restaurantes, hoteles y otros negocios afines, suman un número de establecimientos superior a los 300.000. De éstos, en 2018, el subsector de restauración (restaurantes, bares, cafeterías, colectividades y catering) sumaba 280.000 locales.

SEGUNDO: estamos en Junio. Durante prácticamente DOS MESES se mantuvo el cierre.
Desde el 28 de Abril se conocen las fases de la desescalada, por más que su calendario pueda sufrir (como así ha sido) modificaciones por territorios.

Traté de comparar la situación con algo parecido… no lo hay. Ni en siglos atràs. En una situación “extrema” como un estado de sitio o de conflicto bélico, bares y restaurantes seguirían abiertos. Puede que incluso medio derruídos… pero con la posibilidad de atender y servir un café. Con esta pandemia no. Hemos estado en el peor de los escenarios:
– Prohibido abrir.
– Prohibido entrar.

Por lo tanto, un sector importantísimo de la economía española, está en una situación crítica: de luchar, en un alto % de sus integrantes, por la supervivencia como negocio.

Por supuesto, todos los que directa o indirectamente trabajamos en este sector, tenemos claro el escenario en el que estuvimos, y por contra no tenemos nada claro el escenario al que nos enfrentamos, por, entre otras cosas, las “secuelas” que esto va a dejar en la costumbre y comportamiento del público, o sea: de los clientes. Ello sin contar con la incertidumbre que ha generado la gestión que se ha hecho del conflicto, los cambios legales apuntados precipitadamente, y otros aspectos que afectan a un futuro incierto, como rebrotes, etc.

Ante esto, por supuesto me faltará información pero, si acaso no puedo quejarme de la ejecución de determinados pasos, al menos me soprende la falta de información, porque buscarla… la he buscado.

¿Un colectivo de asociaciones de la restauración debe convocar al Gobierno para hablar de los problemas que sufre un sector tan importante para el país y que ha visto recortada su actividad a CERO?

Sí : para el turismo en general ya había noticias a finales de Abril de que el Gobierno estaba preparando un plan. Pero… ¿Habiendo hablado con quién? ¿Con qué representantes de la hostelería de este país? Porque me perdonarán Vds., pero en el cierre de las empresas “decretado” el 14 de Marzo, un sábado, el Gobierno tuvo que rectificar su idea, cuando algunos agentes le recordaron que no es lo mismo cerrar una empresa el viernes, para volver el lunes, que cerrar para no volver en semanas. ¿Falta de criterio?:

  • la falta de conocimientos en relación al “mundo empresarial” la puedo entender, que no aceptar: se trata de ‘EL Gobierno’ y debería tener sus mecanismos y agilidad para verificar la validez de sus decisiones.
  • la falta de interlocución me parece muchísimo más grave.

Particularmente, sin tener la experiencia necesaria y convencido de que los que solicitan «sentarse» sí la tienen, todas las propuestas que he visto en las noticias relacionadas con la solicitud de interlocución al Gobierno, me parecen plenamente acertadas. Seguro que tendrán otras más, plenamente equiparables.
Lo que me parece «increíble» es que aún ahora, a estas alturas, se esté tratando de “sentar al Gobierno” para hablar…

  • ¿tras dos meses y medio de “estado de alarma”?
  • ¿un mes después de que comunicara que preparaba un PLAN?

Tristísimo.

Motivo suficiente para hacer aquello que, al menos en este país, no suele servir de nada: ‘pedir responsabilidades’. Por inacción.

En fin…: Confiemos en que la iniciativa dé sus frutos: la de sentarse y la de avanzar en medidas concretas.

Carlos Llorens
CHEFPROVIDER

Deja una respuesta