Almacén. Limpieza

Recomendable documentar un Plan de Limpieza y Desinfección, disponible al alcance de todos nuestros colaboradores, el cual debería incluir:

  • Procedimientos de limpieza y desinfección contemplando particularidades paras todas las zonas del establecimiento, pero en este caso en particular observando:
    • Recepción de mercancías
    • Almacenes (si existe más de uno)
    • Expedición (si se ofrece servicio de “delivery” y éste tiene vinculación con almacenes)

Previa re-apertura del establecimiento, igual que para el resto de departamentos, el almacén debería someterse a una limpieza y desinfección a fondo utilizando productos virucidas. Regístrese una “ficha técnica” de las tareas realizadas y los protocolos y productos empleados.

Especial atención merecen aquellos componentes sujetos a movilidad como son envases y embalajes para el transporte e incluso, si se dispone de ellos, los vehículos y sus componentes: deberían incluirse en el plan de limpieza, con una frecuencia periódica, por lo que se refiere a los espacios donde su ubican elementos que se transportan (baúl en autos, cajones en motos, cajas, bolsas isotérmicas, mochilas, cascos, etc).

Todo aquello vinculado a entradas y salidas del establecimiento es lo que merece mayor prevención: uniformes deberían ser lavados a diario (<60) y el calzado desinfectado. Mascarillas y guantes, desechados diariamente.

La zona de entrada de mercancías debería ser desinfectada a diario (al inicio y al final de la jornada) sino puede serlo tras cada sesión de entregas. A ser posible, habilitar dos espacios de la zona de recepción para separar la llegada de productos frescos y productos envasados. Los embalajes desechados al momento y desinfectar en la medida de lo posible los envases (siempre que sean “sellados”).  Aquellos productos frescos cuyo envase no sea posible desinfectar y cuyo embalaje desechemos, cambiarlos de contenedor del proveedor a uno propio en la zona de recepción.

Tras cada sesión de entregas considera la posibilidad de aplicar una secuencia como la siguiente:
1.- Disposición de la mercancía en la zona de recepción:
2.- Producto fresco: desembalar y ubicar en contenedor propio, alejado (2 metros) del resto.
3.- Producto envasado: ubicar en zona de desinfección.
4.- Resolver la gestión administrativa con el proveedor.
5.- Lavado de manos
6.- Reubicación de producto fresco en almacén y/o cámaras frigoríficas
7.- Desinfección del producto envasado.
8.- Reubicación de producto envasado en almacén.
9.- Lavado de manos
10.- Desinfección zona recepción

Evitar la gestión de documentos tratando de habilitar un sistema de gestión de documentos digitales o simplemente tomando fotos de albaranes y/o facturas con preferencia a guardarlos físicamente.

Deja una respuesta