Web / e-Commerce (tecnología)

Si piensas en crear una web y habilitar comercio electrónico en tu negocio es necesario tener presente algunas cuestiones relativas a su implementación, divulgación y sus costes.

La página web suele ser el «escaparate» de la empresa. Es posible incoporarle un apartado de ventas en forma de tienda electrónica (lista y selección de productos, emisión de pedidos y pago vía internet -si hay pago-). Esto tiene que ver con una serie de tareas de «programación» (hay herramientas que lo simplifican) para generar el «website» bajo un nombre de dominio del tipo www.mi_web_publica.com que se convertirá en la puerta de acceso de los usuarios que deseen saber de tu negocio y comprar.

En función de el alcance que plantees, deberás hacer algo más para divulgar tu web. Hay acciones y tareas a realizar en las «redes sociales» (Facebook, Instagram, Twitter…) que te darán visibilidad y notoriedad y ayudarán a que más gente acuda a tu web, y hay otras tareas (SEO y SEM por ejemplo) que permiten posicionar tu dominio en internet de forma que los buscadores más habituales (Google, Bing, Yahoo, Ask, Aol…) ayuden a que sea fácil localizar tu sitio web.

Es decir, poner a andar una web suele representar abordar el coste de dos factores complementarios:

  • Desarrollo del sitio web
  • Divulgación del dominio

Ten presente que «estar en las redes» y disponer de web propia te permite abordar un abanico de posibilidades en comunicación que empiezan en la visibilidad de tu negocio y llegan hasta la fidelización de clientes: en definitiva estamos hablando de marketing digital. Infórmate al respecto.

De todas formas debes analizar qué público deseas atraer y si te interesa disponer de web, de tienda o de ambas cosas. Saber a qué público deseas llegar tendrá mucho que ver con la necesidad de invertir en comunicación o servicios de divulgación de tu dominio. Habilitar e-commerce será para (probablemente) atender a un entorno de proximidad de unos kms a la redonda. En cualquier caso, sea así o de otra forma, ten bien presente cual es el público objetivo al que te dirigirás. Ello marcará la estrategia a adoptar y las acciones a realizar.